Cuando tus costos pueden parecer muy altos